miércoles, 29 de abril de 2009

Pelillos a la mar





Hoy me gustaría dedicar esta entrada a todos los calvos que conozco, y especialmente, al que comparte conmigo cama y vida (o vida y cama). También hago mención especial a mi amigo Charly y mis cuñados, que lo llevan en los genes y que son todos muy guapos. He de decir que ninguno de ellos tiene un pelo de tonto.

La escasez de pelo hoy día es un hecho,
no por ello el hombre ha de padecer
aunque sí debiera al menos prever
conservar siquiera el pelo del pecho.

La plena calvicie es ya un derecho
y hasta en Sansón es señal de poder
lucir frente amplia como un alfiler
y llevarse incluso a Dalila al lecho.

Por tanto no te quedes rezagado
pensando en cabelleras anteriores;
a veces es mejor ir afeitado,

pues antes eran muchos los señores
que con ridículo flequillo al lado
intentaban cubrir los sinsabores.


Y para comer, hoy les traigo a mis calvitos una empanada riquísima. Se trata de una empanada de jamón, bacon, queso y dátiles. Es muy sencilla de hacer: sólo necesitamos una masa de hojaldre (la mía es casera), que vamos rellenando por capas: primero el bacon, luego los dátiles, seguidos del queso y por último el jamón cocido. Una vez puesta una capa de cada cosa, volvemos a empezar. Tapamos la empanada con más hojaldre, la pintamos con huevo batido  y al horno. 

14 comentarios:

Charly Morlock dijo...

Pues con tu permiso cojo un trozo de empanada y me la como con todo el gusto del mundo a tu salud y la de tu familia.
Muchas gracias por la parte que me toca.
Abrazos a todos y en especial a los calvos

ReyVindiko dijo...

No sé por qué me doy por aludido. Supongo que será por lo de compartir cama y vida.
¿No dicen que la edad no importa, que lo que importa es la edad que uno sienta en el corazón? Pues yo, Dalilita mía, siento mi gran melena azotando mis hombros cuando galopo sudoroso a lomos de mi yegua.

Mirna dijo...

Madre del Amor hermoso. ¡Qué sudores que me han entrado! ¡Qué bochorno! Me ha dado hasta tos. Niño, por Dios, contente, detente, que de tanto esfuerzo te va a salir melena de verdad.
¿Cómo se te ocurre decirme estas cosas? Ay, qué cruz, Dios mío, ay qué cruz.
Pd. Espérame que ya subo.

Mirna dijo...

Charly, me alegra verte por aquí. Pues nada, sírvete tú mismo. Yo me sé de una que también hace esta receta y le pone caritas y todo.
Un beso y un abrazo para toda la familia.
Y ya sabes, estar calvo no está tan mal.
Un abrazo.

Marta dijo...

Uff Mirna si me han entrado hasta sudores a mí, jajajajaja
Pero por Dios, no nos contéis cómo terminó la noche, jajajajajaja
Yo cada día lo tengo más claro: "Dios hizo algunas cabezas perfectas... al resto les puso pelo".
Un besazo (a los dos, jijijiji).

Máster en Nubes dijo...

¿qué haces tú misma el hojaldre? De verdad, Mirna, eres un tesoro... yo compro la masa de La Cocinera.
¿Y la haces con mantequilla y las dobleces esas de rigor y toda la pesca? Eres mi héroe (o mi heroina, mejor dicho ;-)

De verdad, voy a hacer unas prácticas contigo cualquier día ;-)
Aurora

Ángeles L. Satorre dijo...

Mirna, antes conocía a muy pocos calvos, mis hermanos y padre siempre han tenido gran melena, pero desde que encontré a mi refugio y a su familia he conocido a unos cuantos más y todos la mar de atractivos, así que no me extraña nada que suba tanto la temperatura de tu blog cuando ReyVindiko te hace sus comentarios... ¡Uf, qué calor!
Muchos besitos.

Mirna dijo...

Marta, no te preocupes que no te cuento cómo acabó la cosa :)))
Lo de las cabezas perfectas es algo que no he mencionado, pero tienes razón. No todo el mundo puede lucir ese cráneo tan bien hecho como "nuestro " Charly.
Un abrazo a los dos.

Mirna dijo...

Aurora, lo del hojaldre no tiene tanto mérito, lo único que hace falta es tiempo. Aquí, como ya ha empezado a hacer calor, creo que no lo voy a poder hacer igual, pero mira, aquí te dejo un enlace de una página en la que te explica perfectamente cómo se hace. Ya verás que tampoco es tan difícil: hojaldre en webos fritosEspero que lo disfrutes y nos cuentes algún día.
Un abrazo.

Mirna dijo...

Ángeles, hoy te he echado de menos. Te mando algunos lirios para tu casa. Pues sí, que estos calvos son todos bien guapos; además la mayoría están más guapos sin pelos que con ellos.
Bueno, lo de Reyvindiko, ya sabes cómo es, ardientillo el hombre.
Un abrazo, que he visto que tienes nueva entrada en tu blog y voy para allá.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Qué bueno el poema para aquellos que escasean de pelo, se lo haré llegar a mis conocidos con este perfil.

Madre mía, haces tú el hojaldre, qué mérito; yo igual que Aurora lo compro hecho, así que también me apunto a una clase de hojaldre. Es una de mis masas favoritas y muy práctica. Además de su facilidad para congelarse.

Besin

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues yo debería estar trabajando y ando aquí leyendo y releyendo este soneto que es a la vez un piropo. ¡Nunca se dijeron palabras tan hermosas para una carencia! Me quedo, pues, con Dalila y comparto tu opinión: o todo o nada, es decir, o una luenga cabellera o un cráneo bien rapado. Gracias, Mirna, me has alegrado la tarde y tus lirios están perfumando nuestra casa.

Mirna dijo...

Raquel, muchas gracias por tu comentario. Pues sí, si conoces a algún calvito pues dale muchos ánimos, seguro que está más guapo que cuando tenía pelos. En cuanto al hojaldre, no te pierdas la página que recomendé antes a Aurora sobre cómo hacer hojaldre casero, verás que no es tan difícil.
Un beso.

Mirna dijo...

Bueno, Jesús, seguramente si has tenido que leer y releer el poema será porque está lleno de ripios y de faltas en la acentuación. Dejo claro con esto que una no está para Canora (jaja). En fin, si te has divertido me alegro un montón, que también iba para ti. Ah, y me alegra también que los lirios te alegren la casa.
Muchos besos y ya sabes, un lunes menos.