lunes, 4 de mayo de 2009

Iloveny



Hace algunos días me contaron que en el hospital de maternidad de mi ciudad, nació una niña a la que pusieron por nombre Iloveny. Hasta aquí, a pesar de la rareza del nombre, todo va bien; ahora contaré el origen del nombre en cuestión, dentro de un momento. La verdad es que los nombres raros cada vez son más abundantes en nuestros colegios. ¿Dónde quedan los Pepes, Juanes, Marías, Cármenes, ... etc.? Son ahora mucho más frecuentes las Indaras, Yarisas, Kévines, Nayaras, y otros muchos que, sintiéndolo mucho, soy incapaz de memorizar. Nombres de procedencias muy distintas llenan las partidas de nacimiento de los niños que han nacido recientemente. 
No quiero decir con esto que no me gusten esos nombres, ni mucho menos, es solo que no me identifico con ellos. Yo soy de las que piensan que los nombres condicionan la opinión que tengan de ti los demás. De hecho, hay algún nombre de mujer (que no voy a decir aquí) que no solo no me gusta, sino que recelo de cualquiera que así se llame, y es que por circunstancias de la vida varias de las malas jugadas que me han hecho han venido por distintas mujeres así llamadas.
Bueno, os comento ahora el origen del nombre Iloveny según su madre, claro. Cuando la niña nació los médicos preguntaron a su madre cómo la iba a llamar y ella dijo que Ilony. Los médicos, que nunca habían oído el nombre le preguntaron de dónde venía, a lo que ella les respondía que lo había visto en una camiseta y que le gustó. La camiseta en cuestión era esta:

Sin más comentarios por mi parte, espero los vuestros.

Hoy traigo unos merengues bien dulces y bien ricos. Se trata de un merengue italiano, que es más consistente que el suizo, y que además está riquísimo. Están montados sobre una base de hojaldre. ¿Os apetece uno?


18 comentarios:

ReyVindiko dijo...

Graciocísima la anésdota. Aunque no sé si le hará la misma gracia a la niña cuando sea mayor. ¿Sería también ella fruto de un error o sólo su nombre?
De entre esas mujeres que te caen mal y se llaman igual hay una sola que me cae bien: la de Wall-e.
Por cierto, que el tuyo me gusta mucho, reina mía.

Marta dijo...

ja ja ja ja... mi niña, pobre. Lo peor es que cuando quiera ser consciente de dónde viene su nombre, ya se identificará con él y seguro que no lo cambiará.
Estoy totalmente de acuerdo contigo Mirna, me encantan las Marías, Cármenes, Lolas, Pepes, Pacos, etc. Por otro lado, también es cierto que no se echan tanto de menos otros como Micaelas, Herminios, Eladias, Rufinos, Teófilos etc. Supongo que los nombres de nuestros hijos no dejan de ser otra moda, según los tiempos que corran. Lo más importante es que se llamen como se llamen no dejen de ser buenas personas y eso es nuestra responsabilidad.
Ahí queda eso... jajajaja
Un besazo.

Monica dijo...

Bueno le enseñare esta entrada a Agus, para que vea que no soy una paranoica jaja, yo ademas de a los nombres, asocio a ciudades y hay alguna que a pesar de su belleza me da grima.
Lo del nombre hay que decir que menos mal que no traducía bien el ingles, muy buena la anécdota.
Besazos corazón.

Jesús Cotta Lobato dijo...

En Méjico hay algún Masiosare. Por lo visto viene de la letra del himno nacional, donde se dice algo así como: "Mas si osare alguien atentar..."

Máster en Nubes dijo...

Qué risa, Mirna, verdaderamente hay nombres de horror. En Castilla la Vieja (antes, ahora Castilla y León) se llevaban mucho antes los nombres bíblicos tipo Isaac, Zacarias y tal. A mi me gustan mucho los de toda la vida, Pepe, Juan, Pablo, y otros raros medievales...

Y los merenques son un poco demasiados dulces... para mi gusto. Aunque son muy bonitos ;-)

Un abrazo, aurora

Mirna dijo...

Reyvindiko, ¿qué hay de mí que tú no sepas? Pues mira que la de Wall-i, incluso tiene un toque que se me hace algo antipática. De todas, solo se libra una alumna común que tenemos ji, ji, ¿a que sí?
Un beso.

Marta cuánta razón tienes, lo importante es que sean buenos, ¿qué importa el nombre, verdad? Ahora que si a mí me ponen ese nombre, creo que no lo perdono, jajaja.

Mirna dijo...

Mónica, es inevitable hacer asociaciones de ideas, ¿verdad? Ah, sí, a ver si Agus se pasa por aquí. Que se coja un merenguito, vale?
Un besazo, morena.

Mirna dijo...

Masiosare, qué bueno, Jesús, es igual de increíble. Por cierto, cuando estuve en Estados Unidos, venía un chico que se llamaba Jesús, y allí todos alucinaban porque decían que era como llamar a alguien God. Así que ya sabes.
Un abrazo.

Mirna dijo...

Aurora, algunos nombres bíblicos son muy bonitos, pero es verdad, donde se ponga un buen Manolo, eh, anda que no. Ahora están muy de moda los nombres árabes, vascos, canarios, y gitanos, aunque no seas árabe, ni vasco, ni canario, ni gitano. Cuestiones de moda.
Un abrazo, y no te preocupes, que ya te hago otra cosa no tan dulce.

Modestino dijo...

Realmente mucho mejor el merengue que el nombre. Tengo un sobrino que se llama José, cuando era pequeñito mi cuñada le llevó a la guardería para recoger a su hermano mayor: los niños rodearon la silla y comenzaron a preguntar cómo se llamaba, al comentar que su nombre era José algunos de ellos dijeron: "qué raro" ... se la vie....

ReyVindiko dijo...

Es verdad lo de las alumnas, acuérdate de Carranque.
En cuanto a lo de los nombres raros y simpáticos, está el del chiste del gitano que fue a bautizar al niño y no se acordaba del nombre que le dijo la madre que le pusiera. Sólo recordaba que venía en una oración. Total, que el cura se pone venga a recitar oraciones y nada. Hasta que llega al credo y el gitano: "Ziga, ziga padre". Y el cura: "Creo en Dios padre, todopoderoso ... y nació de Santa María siempre virgen". Y corta el gitano diciendo: "Ezo, ezo, Ignacio"

Anónimo dijo...

SIN COMENTARIOS, TENGO EN CASA A
JEZABEL
JUDITH
JERAY

JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJA

Mirna dijo...

Modestino, bienvenido a mi casa. Te he leído por las nubes alguna que otra vez. Me alegra verte por aquí.
Me ha hecho mucha gracia lo de tu sobrino. ¡Vaya ocurrencia de los padres! ¡Mira que ponerle José al pobre niño! no si es que hay cada ;))
Un abrazo y un achuchón para tu sobrino, que seguro que está más rico que el merengue.

Mirna dijo...

Reyvindiko, Carranque era otra excepción, pero yo me refería a la de ahora ;)
Ese chiste me encanta, jajaja.

Mirna dijo...

Anónimo, me alegra ver que lo tomas con buen humor. Espero que no te haya molestado nada de lo que se ha dicho por aquí. Si es así, te pido mil perdones. En mi familia hay también una Judit. Ya te digo, los nombres bíblicos me gustan.
Un abrazo.

Ángeles L. Satorre dijo...

Buenísimo Mirna, ¡lo que me he reido!
A mi me ocurre lo mismo con mis alumnos:entre yerays, yaniras, jessicas y madisons tengo un cacao en mi cabeza que doy gracias a mis hermanos por llamar a mis sobrinos: Pepito, María, Carmen y Paloma.
Yo me apunto al merengue, me encanta...
Un besazo

Mirna dijo...

Ángeles, me alegra haberte arrancado alguna risa. Son nombres preciosos, los de tus sobrinos, especialmente el último, me gusta un montón.

Un abrazo.

Marga dijo...

Pues hablando de nombres bíblicos, hace unos cuantos años, nació en el pueblo el nieto de una amiga de mi madre, y cuando le pregunté a una vecina cómo se llamaba, la mujer empezó a poner caras, y me dice toda sería, "niña no sé, uno muy raro, suena a eso que se pone en la ropa para que no le entre la polilla, la criaturita se llama NEPTALÍ, y la buena mujer se refería a la Naftalina" .

y bueno para nombres raritos, el de mi sobrinito, se llama Inhar, es en euskera, y segun sus padres significa algo así como chispa, rayo de luz.....