domingo, 29 de marzo de 2009

Domingo salvado


Ha sido un fin de semana de lo más estresante. He tenido que corregir lo que sí está escrito, aunque sea mal escrito, y apenas he podido tener vida propia. Mis hijos requerían mi atención y yo lo más que podía hacer era darles un lápiz y un papel para que dibujaran a mi lado. Menos mal que se conformaban más o menos, aunque no siempre.
A pesar de todo esto, hoy sí ha sido un día de compartir, y eso siempre me alegra el fin de semana, aún más cuando te vienen con todo preparadito. Os agradezco la visita, y la vidilla que habéis traído hoy a la casa de campo.
Y bueno, como no he tenido mucho tiempo, solo he podido preparar mi pan de cada día y el amigo que veis en la foto. Un simple flan de huevo, postre clásico y para todos los públicos. Os lo dedico.
Feliz semana. 

5 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Espero que hayas terminado ya lo que está escrito y puedas dedicarte a lo importante: tu casa, tu familia, tu blog y tu tiempo libre. Un beso

Rosa dijo...

Mirna si los que corriges al menos son aprobados ya va bien la cosa, yo este trimestre estoy satisfecha con el resultado de las notas de mi hijo, han avanzado bastante en lo que va de curso, ha suspendido dos con opción a recuperarlas la semana que viene, así que ya veremos.
Un besazo y por diosssss pasame un cachito de ese flan que debe saber a la misma gloria, y yo a dieta jajajaja

Rey dijo...

Es curioso observar cómo se nos escapa lo que consideramos vida propia, cómo hay una serie de actos que realizados en libertad nos quitan la libertad. Y cuando observo eso y tengo la sensación de ser llevado por la corriente sin recordar que rumbo había elegido, me acuerdo de las palabras de San Pablo o San Pedro, no recuerdo bien: ahora voy donde quiero pero llegará un momento donde iré donde me lleven.
Un descastado beso.

Anónimo dijo...

Mirna corazón, aguanta un poquito, que a la vuelta de la esquina tienes unas merecidas vacaciones para dedicarlas a tus niños, a Rey, a tu casita, pero sobre todo a ti.

Tus alumnos tienen suerte de tenerte como profesora, y aunque ahora no lo sepan o no lo tengan claro, algún día cuando sean personas de provecho, con capacidad para decidir por ellos mismos, su rumbo, ese camino del que habla Rey, te agradecerán poder ir por ellos mismos donde quieran ir, y no donde les lleven.

Besos

Marga

Mirna dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios.
Jesús, sí que he terminado de corregir, aunque aún nos queda alguna sesión de evaluación. Eso también es terrible.
Rosa, no desesperes. Ya te lo he dicho en otras ocasiones, poco a poco tu hijo va madurando y encauzando su vida. Seguro que con unos padres como vosotros va a tener claro cuál va a ser el mejor camino para hacerse un hombre hecho y derecho. Que mire a sus padres y os tenga como modelos a seguir es lo mejor que podría hacer.
Marga, no creas, no tienen tanta suerte. Soy lo que les ha tocado, al menos para este año. Intento hacerlo lo mejor que puedo, pero a veces es muy difícil luchar contra todo. Y sí, gracias a Dios ya vemos la luz al final del túnel. ¡Qué ganas, madre!.
Rey, a ti intentaré contestarte en mi próxima entrada. Eso de lo que hablas lo hemos hablado tantas veces. 7m