martes, 21 de julio de 2009

Niña de piel canela



Tengo una niña de piel canela y ojos de azabache que me tiene loquita. Por supuesto que el amor de madre está detrás de todo esto, pero yo creo que cualquiera que la conozca pensará igual. Quería escribir sobre ella. Me hubiera gustado hacerle un poema; pero una no está muy ducha en poesía. Así que simplemente hablaré de ella.
Siete años, vivaracha, alegre, juguetona, zalamera, ingeniosa... graciosa como ninguna. Paloma tiene una personalidad que se lleva a todo el mundo de calle. Nadie queda indiferente cuando la conoce. Sabe bien qué tiene que decir o qué tiene que hacer para no pasar inadvertida.
Muchos dicen que se parece a mí; pero no, ya quisiera yo tener su desparpajo.
Coqueta como ninguna. Con menos de dos años reunía dependientas del Corte Inglés para ver cómo se pintaba los labios, y sin espejo ni nada. Claro, hacía tanta gracia que nos veníamos cargadas de muestras y regalitos. Ella contenta y yo más. Y es que le gusta tanto haber nacido mujer que la feminidad se le desborda por todos sus poros. Desde muy pequeña se manejaba con los tacones perfectamente. No tenía más de año y medio cuando se me escapaba en tacones y todo monte arriba por los alrededores de La casa de campo. ¡Menuda destreza!
Sensible y enamoradiza. Aunque le cuesta y no siempre lo consigue, intenta serle fiel a su novio de Madrid, Rafa, al que solo ha visto una vez. Pero el amor, ¿quién lo controla? Cuando viene, viene y hay que torearlo como buenamente se puede. Recuerdo una vez que lloraba y lloraba porque se había enamorado de un dibujo animado. La pobre, descubrió muy pequeña lo que es el amor platónico.
Y en la cocina, como no, se maneja también de maravilla. Le encanta meterse en berenjenales. Se pone su delantal, coge su banquetilla, y venga, a preguntar y a cocinar. Le gusta realmente y le satisface, como buena cocinera que será, preparar cositas para que los demás disfruten. Ya me ha dicho que cuando sea mayor heredará mi Thermomix, jaja, no se lo cree ni ella.
Pero tiene un carácter, ay, qué carácter. No hay quien la doblegue. Eso es bueno, lo sé, pero ahora mismo mi misión es hacerle ver que tampoco puede ella imponer su voluntad sobre los demás, especialmente en su hermano mayor, Yago. En fin, me espera con ella una adolescencia en la que sufriré, me arrugaré y me saldrán más canas aún, pero intentaré estar lo más preparada posible.
En definitiva, es cautivadora. Tiene tema de conversación con cualquiera; se adapta perfectamente a las circunstancias; es positiva, muy optimista, always look at the right side of life, turu, turutururu. Y la quiero con locura.

Y como estoy hablando de Paloma, pues hoy traigo algo que ella me ayudó a hacer. Unos Doowaps, riquísimos. Me encanta este tipo de meriendas, especialmente en verano. El pan, muy blando, muy suave, y encontrarse en cada bocado con unas perlitas de chocolate.
Y la canción también ha sido su elección, Wake me up inside. Ella la llama la canción de la que se cae, por referencia al vídeo musical. Pues ahí está, para ti que sé que te gusta.

11 comentarios:

María Lunarillos dijo...

Preciosas palabras, Mirna. Como siempre, sin malgastarlas como hacen muchos, elegiéndolas cuidadosamente para que puedan reflejar fielmente lo orgullosa que te sientes de tu hija. Te aseguro que lo reflejan bien. Yo también estaría orgullosa de ella. Ojalá no te salgan las canas durante su adolescencia. Ojalá la pase de puntillas.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Corroboro todo lo que dices. ¡Y lo de llorar porque se ha enamorado de un dibujo animado me ha llegado al corazón!

ReyVindiko dijo...

Paloma, la única a la que no conseguimos buscarle un segundo nombre.

Máster en Nubes dijo...

Doy fe que la niña es para comérsela viva, y lo digo yo que no soy nada suyo, totalmente independiente ;-).

Rica, rica, Paloma, y graciosa, graciosa.

Lo dicho, la hubiera dado un mordisquito, porque además es de canela, pero no que sus padres y tíos me hubieran detenido, y al final no me enseñaron a delinquir, cagoenla...

¿Y por qué tengo yo ahora tan difícil lo de la novia de mi sobrino, Javier, joé, entre Paloma, Lula y Alejandra? Vaya tres... (y la otra no porque lía cigarros como Carmen, sólo le hace falta hacerlo con el muslo ;-), os voy a enviar a Sanidad y a la Aido y sus vais a enterá)

Ay, de verdad, qué complicación esto del matrimonio convenido...

PS: Pero su hermano Yago más bueno no puedes ser, eso también.

Shadowman dijo...

Paloma es un dulce. Muy leal y honesta para la edad que tiene. Fiel, cariñosa, zalamera, sabe llevarte a su terreno como nadie, pero una vez que te tiene a su merced te trata con un cariño y una dulzura especial.
Quiero a mis sobrinos... a todos.
Un beso

Lein dijo...

Ay Reyes... que niña tienes... me recuerda a la mía (y que buen gusto tiene para música). Un abrazo, guapetona.

Mirna dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios. Realmente es una pasada convivir con este personaje, casi nada, canela fina. Algún día haré una entrada para hablar solo de su mirada.
Un beso para todos.

Anónimo dijo...

Reyes, yo sólo la conozco por vídeo. No te puedes imaginar lo bien que nos lo pasamos toda la familia viendo lo graciosa que es, y el desparpajo y el saber estar que tiene para lo pequeña que es.

Es resalá, guapa, lista (se le nota en la cara) y simpatiquísima. No me extraña que estéis tan orgullosos de ella. Yo también lo estaría.

Besos,

Susi

Mirna dijo...

Susi, pues vas a tener que conocerla en persona y así nos volvemos a ver, ¿hace?
Un besazo.

Maripaz Brugos dijo...

Que bonito lo que dices de tu hija...el amor de madre és único.

Saludos

Mirna dijo...

Muchas gracias, Maripaz. Es cierto que el amor de madre es único, pero vamos si la conocieras, compartirías conmigo esa pasión.
Por cierto, bienvenida a la casa de campo. ¿hace un vinito?