sábado, 7 de noviembre de 2009

Beni


Hoy en la entrada de nuestra finca una cabra ha parido tres chivitos: Curro, Bienvenida y Regalito. Es increíble la naturaleza animal. Al poquísimo tiempo de nacer ya estaban las tres cabras en pie buscando a su madre. Ay, los pobres, ¡mala madre los parió! y nunca mejor dicho: en cuanto el bicho pudo, se alejó de ellos sin acercarles la teta que tanto anhelaban. El cabrero, Miguel, nos comentó que son muchas las cabras que hacen eso, por lo que tiene que sacar p'alante a los chivitos con biberones.
Nos fuimos a comer (un arroz buenísimo que había preparado la estanquera de Vallecas) y por la tarde los niños le llevaron unos biberones que ya no nos servían. Miguel ordeñó a una cabra y les dio de comer a los chivitos, a quienes les supo a gloria la tetina de caucho.
Yo me subí a casa y dejé a los niños (ufana de mí) con Miguel y las cabras. Al rato llegaron.¿Solos? nooooo, que va, traían a Bienvenida en brazos. Miguel había insistido en que nos la quedásemos, que él no podía cargar con tanto chivo hasta su casa y que le hacíamos un favor, además, otra cabra había parido también.
Madre mía, y aquí está. Al final se va a quedar como Beni porque Bienvenida nos parece demasiado largo. Es adorable, qué cosa más tierna. Reyvindiko es el que se encarga de darle los biberones. Es para verlo.
Los niños están entusiasmados con la idea de la cabra. Ha costado trabajo hacerles entender que no la pueden tener en su cuarto; ni siquiera dentro de la casa. ¡Son tan inocentes! Ya están haciendo planes para las navidades: dicen que quedará preciosa delante del portal de belén, ¡ay, cómo son!
Pero la que sí que está sobreexcitada es Chiara, la perra. Se ha vuelto como loca y sólo quiere estar con la pobre Beni, pero, claro, le hace daño. Así que tenemos al chivo dentro de un cobertizo, a salvo de perros y niños (Germán también tiene su peligro).
Y nada, que éramos pocos y parió la cabra, como se suele decir. Agradeceré cualquier consejo que me podáis dar acerca de las cabras. No tengo ni idea. Ya me veo, yendo de paseo al parque con los niños, la perra y la cabra.
Bueno, os deseo un feliz domingo. Ya os contaré las peripecias de la pobre Beni en Costilla Beach.

13 comentarios:

ReyVindiko dijo...

No coment

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Pero por Dios, ya tenéis dos cabras, mi querida Kyara y Beni! ¡Qué ganas tenemos de verlas! ¡Cuando se lo cuente a las niñas!

Monica dijo...

Felicidades por el nuevo miembro , Mirna deja que la perrita se acerque a ella, al principio vigilarla, hasta que se entienden se muestran un poco espidicos, pero igual te sorprendes muy gratamente, recuerdas a la gatita? fue maggye la que la amamanto y aunque por tamaño la cosa es mas complicada, seguro que la adopta,
Un besazo

Judit dijo...

De verdad que esto es insuperable. No se lo contéis a mi padre que ya me imagino sus planes para la Navidad, al horno o a la thermomix. A este paso pronto podréis montar vuestra propia granja-escuela. Besos para todos.

Ángeles L. Satorre dijo...

¡Dios Santo!
Ya veo al clan Cotta-Ordoñez:el patriarca y su mac haciendo música de organillo, la matriarca pasando el platillo, Victoria y Paloma vestidas con tacones y zapateando, con lo que a ellas les gusta el taconeo, Santiago, alias "Ben 10" y Germán sujetando la silla con la Beni subida sobre la misma y Kiara mordiendo a aquél insensato que no de un donativo por el espectáculo.
Si lo necesitáis, yo me ofrezco para ir con mi hermano el guitarrista y hacer de palmera porque mi gracia no da para más.
Un abrazo enorme para todos, incluida Beni.

Anónimo dijo...

Bienvenida, has tenido tino y acierto en ponerle ese nombre. Como para ustedes es un problemilla de momento, cuando sea un problemón que pese entre ocho y diez kilos, espero sea en diciembre, yo lo solucionaré como anteriormente lo hice en otras ocasiones, solo que en esta me llevaré la olla y el fuego grande para que sea una resolución perfecta.
El lobo feroz
Estád tranquilos, contais conmigo.
Saludos a Paloma

Marga dijo...

Desde luego Reyes lo vuestro es la pera, ahora una cabra, bueno, al menos ha llegado a una casa donde cariño no le va a faltar, nada, ya nos contarás vuestras aventuras con la perra y la cabra.

muchos besos

Máster en Nubes dijo...

Mirna: tienes que escribir un libro en plan "mi familia y otros animales" o "Atrapa ese mono", también tiene algo tu vida y tu familia de Nancy Mitford pero en Málaga. Por Dios, por Dios, si ya teníais una cabra que era la perra esa que está para que la encierren. Iba a decir que éramos pocos y pario... perdona, tu madre la pobre ya tiene bastante con lo que tiene. Estáis todos de atar. Mira, me consuela ver que estas cosas pasan. Oye, que espero verla este martes, pero NO me la metáis en la cama, Bienvenida que me la dé, yo encantada, y la acuno un poco... La idea del lobo feroz no me parece mal del todo, me gusta más la cabrita que el corderito lechal, está más sabroso.

Soy bruta, lo sé, perdón, vivan los animales y Walt Disney..

Y la casa de campo, viva la casa de campo y sus habitantes que son de lo que no hay...

Mª Carmen dijo...

Que no conocia yo este blog.
Lo he visto por casualidad en uno de los mensaajes de Hose Miguel.
Bueno no he podido verlo con detenimiento pero prometo hacerlo a más tarde,p or ahora solo lo he ojeado y me gusta loq ue he visto.
¿Os metereis a ganaderos??....!como crece la familia!.
Y doy fé que es cierto que los domingos se lia la marimorena una orga de comida rica y de gente´por todas partes.
Un beso guapos y seguid así.
Mª Carmen y Narciso

Shadowman dijo...

Tú sí estás como una cabra. Ya tienes hermanita

Anónimo dijo...

No me lo puedo creer. Una cabraaaaa! Lo que te faltaba. Aunque viéndola en la foto, tan pequeña y tan indefensa, quien va a negarse a quedársela.

Vas a tener que pedir que hayan días de 48 horas para poder atender a todos.

Muchos besos,

Susi

Máster en Nubes dijo...

La cabra es muy rica, muy chiquita, se la puede dar el bibe, da mucha penita pensar en comérsela, nada de comérslea, por Dios, long life to the goat, long life

God save the goat y todo eso.

Mirna dijo...

Qué bueno, Aurora. Le pondremos una corona... y su su suerte no es muy buena, una manzana reineta, por supuesto.
Pero no, no nos la comeremos, al menos a esta. Por mucho que venga Elpiyayo con su disfraz de lobo. Esta Beni tiene buenos defensores.
Un abrazo, y me uno a lo dicho: God save the goat.
Un c-abrazo.